lunes, 24 de abril de 2017

Perfeccionar La Noche Tunera

Varias afectaciones enfrentan los vecinos de las calles Ramón Ortuño y Vicente García, en la ciudad de Las Tunas, debido a las indisciplinas sociales que se cometen durante La Noche Tunera, referentes a la ineficacia de los baños públicos y los altos decibeles de la música hasta tarde en la noche.
El programa Latir del pueblo analizó este particular. A través del reporte del periodista Julián Velázquez quedó evidenciado el malestar de los vecinos que encuentran desacertado el volumen de la música y el ruido de las personas, luego en la madrugada, durante la recogida de los medios.
También, las opiniones manifestaron el desagrado ante las personas que de manera inescrupulosa utilizan espacios públicos para consumar necesidades fisiológicas ante la escasez o falta de higiene de los baños públicos disponibles. La población exige la presencia de inspectores para controlar esa indisciplina.
Para el espacio de participación ciudadana, representantes de la Asamblea Municipal del Poder Popular comentaron que existen tres baños públicos ubicados para esta actividad de los fines de semana, pero es insuficiente. Actualmente, la Dirección de Trabajo realiza una pesquisa de las opciones particulares para expandir por cuenta propia este servicio en casas o áreas adecuadas.
En cuanto a la música se ha coordinado con la Dirección de Cultura acerca de una mejor planificación de los géneros a proyectar en los diferentes espacios, para evitar alteración. La actividad tiene planificado su cierre a las 12:00 de la noche. En ese sentido habrá que seguir trabajando.
Hasta el momento, La Noche Tunera es una actividad masiva que cobra amplia aceptación en la población asistente, cada semana perfecciona sus ofertas y propone una variedad acertada para el público local. Un mayor control a las indisciplinas deberá aplacar las deficiencias para que perdure esta iniciativa que cobra auge en toda la provincia.
Al respecto, Ariel Santana Santiesteban, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en la provincia expresó: "Hay que hacer un levantamiento con rapidez de las posibilidades de extender los baños públicos. Se ha hecho muy poco en ese sentido. El Consejo de la Administración en el municipio debe actuar. La Noche Tunera no se puede ver empañada por errores como estos y es nuestro deber evitar molestias para los vecinos de esta parte de la ciudad. La Inspección Integral y el Minint deberán establecer un mejor control de las indisciplinas para lograr una actividad organizada y agradable".

Dos servicios sensibles a la población

En la reciente emisión de Latir del pueblo -espacio de participación ciudadana en el que el público tunero debate sus principales preocupaciones- la presidenta del Consejo de la Administración en la provincia, Lilian González Rodríguez, se refirió a la importancia cardinal de dos programas de la Revolución: la venta de materiales de la construcción en las comunidades y los mercaditos de atención a la familia.
"Los mercaditos de la familia y las tiendas de materiales de la construcción, son dos programas de la Revolución muy importantes. Son políticas públicas del Estado cubano que tratan de satisfacer las necesidades de la población", aclaró.
"Las mismas restricciones que hemos tenido con la economía, han incidido en que no tengamos la totalidad de los recursos materiales de la construcción para poder satisfacer la demanda". Respecto a este particular explicó: "Hay más de 17 mil viviendas en diferentes estados de ejecución según el último levantamiento que realizamos. A través del subsidio se da la posibilidad de acceder a los recursos a las familias con menos ventajas".
Acerca de los planteamientos de la población argumentó la presidenta: "Hay dos insatisfacciones fundamentales, la demanda es superior al plan que se nos da a nivel nacional, sobre todo en cemento, acero y elementos de la carpintería. Son afectaciones que tenemos, pero también es una realidad que en la provincia a través del control y fiscalización se han detectado problemas de control, todavía tenemos revendedores y malas acciones de trabajo. Entre todos tenemos que enfrentarlo", enfatizó en su llamado.
La tarea de orden, según expresó la dirigente territorial, es trabajar con mayor rigor y enfrentar la indisciplina, para lograr la satisfacción de las demandas del pueblo.

Central Colombia, al sur de Las Tunas

 Solo ahora en la molienda del sur -tras el cierre de la contiends en el Amancio Rodriguez- el centra Colombia asume en ests días la caña de esta región..

 Las condiciones de la Cafetería mejoraron considerablemente para ofrecer un servicio de calidad a los obreros que laboran noche y día...
 Obreros jóvenes se enfilan en la molienda del central que regresa tras siete años de paro productivo...
 Ya es una realidad el azúcar fina, de buena calidad en el sur tunero...

lunes, 3 de abril de 2017



Don Justo Díaz Rodríguez

Justo Díaz Rodríguez, fue un hombre enérgico, audaz, muy emprendedor, laborioso, patriota y muy cristiano. Nació el 11 de julio del año 1887, en el pueblo de Guilfrey, Ayuntamiento de Becerra, en la provincia de Lugo.
Hijo de Don Ramón Díaz Freijó, natural del mismo lugar (1830), y de Doña María Rodríguez  Cela, (1843).
En el mes de octubre del año 1906, salió desde el puerto de La Coruña hacia Cuba, en el vapor Reina María Cristina. Tenía solo 19 años de edad.
Para que pudiera realizar el viaje, su familia y amigos, tuvieron que recolectar las doscientas pesetas que le costó el pasaje, en tercera  clase del referido vapor. Periplo antes de llegar a Elia, en 1916.
Trabajó en varios ingenios: en el antiguo central Nueva Lucía, en Jovellanos, donde ganaba un peso diario, en el central ´´Preston´´, Holguín, donde  ganando cincuenta centavos diarios, se traslada más tarde al central Manatí, y labora como sembrador de caña y en el central Jobabo, labora como carpintero.                                                                                                                                                                                                                             Con Con un capital de cien pesos, de Jobabo, se traslada a Elia, en el año 1916 y se instala en la encrucijada de varios caminos (hoy día Ojo de Agua), propiedad del andaluz llamado Don Alonso de Chacón, zona donde instala una panadería.
Alonso, lo pone en contacto con el asturiano Maximino Rodríguez, propietario de un almacén de productos alimenticios, en la ciudad de Camagüey.
De ojo de agua, se traslada para el central Elia (ya existía), y le compró a la Compañía Azucarera Elia, el primer barracón que existió en la zona, que era de tablas y techo de guano, donde puso una fonda, que marcó el inicio oficial del comercio y la gastronomía en la zona.
Fue el fundador y primer presidente de la Colonia Española de Elia, creada en el año 1927, con 150 asociados.
Le secundaron, en ese empeño, sus compatriotas.
Don Manuel Álvarez Lera.
 Don Nicanor Llorente Llorente
Don Manuel Gutiérrez Fernández
Don Luís Armengol Álvarez
Don Teolindo Rodríguez Díaz  ( sobrino de Justo Díaz)
Don Sabino Menéndez López                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              
En el año 1939, Justo Díaz, decide adoptar sociedad con sus sobrinos Manuel y Teolindo, formando la Empresa Justo Díaz y Sobrinos.                                                                                                                             

lunes, 27 de marzo de 2017

¿Por dónde exactamente comenzó a surgir Elia, Colombia?

En el año 1899, exactamente, el 20 de febrero, la Compañía Americana The Francisco Sugar Company construyó el central Francisco (hoy Amancio Rodríguez Herrero), hecho que propició el establecimiento a partir del año 1910, de las primeras fincas rústicas (colonias) dedicadas al cultivo de la caña de azúcar en la zona.

En áreas de los tres latifundios existentes y que dominaban las mayores y mejores tierras productivas de la zona, se comenzó a fomentar el establecimiento del colonato en Elia. Los tres latifundios eran:

Ø Finca Santa Lucia, propiedad del ilustre Marqués de Santa Lucía, Salvador Cisneros Betancourt, ubicada en la parte norte.
Ø Finca cañera Agüero, propiedad de ángel Céspedes, ubicada al Oeste.
Ø Finca la JIA, propiedad de la señora Elia Rosa Castellanos de Escarrac esposa de Don Juan Escarrac. (Juanito). Ubicada en la parte Sur del territorio.
                                                                                                   
El proceso de organización para establecer el colonato en la zona comenzó a ejecutarse  a partir del año 1910, por un grupo de personas encabezados por el señor Juan de Escarrac (Juanito), esposo de la señora Elia Rosa Castellanos de Escarrac, propietaria de la finca La Jia, en cuyos terrenos se construyó posteriormente el central Elia en el año 1915. Estuvo auxiliado por  Eleno Tamarit Tamarit, Felipe Almeida Madera, y los hermanos, Juan y Manuel Amieba Ibarra, todos fundadores del batey-oriundos del territorio conocido como El Cayuco en la zona de San Juan y Martínez, en Pinar del Rio-, y por el español, Fernando Maena, responsable de llevar el libro de colonos de la Compañía Francisco Sugar Company, primero, y posteriormente, de la Compañía Azucarera Elia. S.A.


Durante ese período fueron creadas en total 76 pequeñas fincas o colonias dedicadas a la producción de la caña de azúcar.

viernes, 17 de marzo de 2017

Colonato en el central Elia… ¿De dónde llegó la caña de azúcar?
La caña de azúcar, originaria de Asia, fue introducida en el sur de España por los árabes, de donde pasó a las Islas Canarias, de Cabo Verde y Madera, en las cuales se cultivaba en la época del descubrimiento de América.  
En su segundo viaje a las Indias Occidentales, Cristóbal Colón la llevó a Santo Domingo, hoy República Dominicana, donde quedó introducida desde el año 1493. 
En Cuba, la caña de azúcar fue introducida durante el mando de su primer Gobernador, Diego Velásquez (1511-1524). A partir de esa fecha se cultivó en la isla, pero sin que se fundara ningún ingenio hasta el año 1675, cuando se construyó el ingenio Toledo, en Marianao, propiedad de la Compañía Azucarera Central Toledo.S.A. 

martes, 28 de febrero de 2017

Una comisión de accionistas dirigida por el señor Aurelio Portuondo Barceló llegó en el mes de octubre de 1913, a esta apartada zona, en el sur de Camagüey, en representación del Clan Azucarero Braga-Rionda, interesados en construir un ingenio azucarero. Las condiciones del clima además de la cercanía del rio Tana, eran ideales para ello.
Establecieron contacto con la propietaria de la finca la Jia, la señora Elia Rosa Castellanos de Escarrac, esposa de Don Juan de Escarrac, oriundo de Pinar de Río y radicado en la zona, desde el año 1910. Elia Rosa, después de escuchar el interés de los accionistas puso como término, que una vez construido el ingenio; llevara su nombre. La respuesta fue positiva y la anfitriona donó dos caballerías de sus tierras para esos fines. Así surgió el nombre del central Elia y de su batey.
El central Elia, una vez construido, en el año 1915, fue registrado en el  Directorio de los Centrales de Cuba, con el número siete, en la provincia de Camagüey, Término municipal: Guáimaro. (Otorgado  el 19 de septiembre de 1925), Barrio: Elia. (Otorgado el 19 de septiembre del año 1925)”.