viernes, 17 de marzo de 2017

Colonato en el central Elia… ¿De dónde llegó la caña de azúcar?
La caña de azúcar, originaria de Asia, fue introducida en el sur de España por los árabes, de donde pasó a las Islas Canarias, de Cabo Verde y Madera, en las cuales se cultivaba en la época del descubrimiento de América.  
En su segundo viaje a las Indias Occidentales, Cristóbal Colón la llevó a Santo Domingo, hoy República Dominicana, donde quedó introducida desde el año 1493. 
En Cuba, la caña de azúcar fue introducida durante el mando de su primer Gobernador, Diego Velásquez (1511-1524). A partir de esa fecha se cultivó en la isla, pero sin que se fundara ningún ingenio hasta el año 1675, cuando se construyó el ingenio Toledo, en Marianao, propiedad de la Compañía Azucarera Central Toledo.S.A. 

martes, 28 de febrero de 2017

Una comisión de accionistas dirigida por el señor Aurelio Portuondo Barceló llegó en el mes de octubre de 1913, a esta apartada zona, en el sur de Camagüey, en representación del Clan Azucarero Braga-Rionda, interesados en construir un ingenio azucarero. Las condiciones del clima además de la cercanía del rio Tana, eran ideales para ello.
Establecieron contacto con la propietaria de la finca la Jia, la señora Elia Rosa Castellanos de Escarrac, esposa de Don Juan de Escarrac, oriundo de Pinar de Río y radicado en la zona, desde el año 1910. Elia Rosa, después de escuchar el interés de los accionistas puso como término, que una vez construido el ingenio; llevara su nombre. La respuesta fue positiva y la anfitriona donó dos caballerías de sus tierras para esos fines. Así surgió el nombre del central Elia y de su batey.
El central Elia, una vez construido, en el año 1915, fue registrado en el  Directorio de los Centrales de Cuba, con el número siete, en la provincia de Camagüey, Término municipal: Guáimaro. (Otorgado  el 19 de septiembre de 1925), Barrio: Elia. (Otorgado el 19 de septiembre del año 1925)”.

101 aniversario de fundación de Elia

Este 28 de febrero, cumplió 101 años el municipio de Colombia (Elia), al sur de Las Tunas. En su trabajo “Viaje a la memoria” el investigador de la industria azucarera Modesto Ronquillo Ramos hace un relato bastante interesante sobre la fundación del central Elia y el poblado…aquí les dejaré cada día pinceladas de esa historia                                                                

lunes, 13 de febrero de 2017

Central Colombia en pruebas de afinación



La expectativa crece entre los colombianos en espera de la arrancada oficial del ingenio, que sucederá de un momento a otro, retardada hasta la fecha debido a ajustes necesarios determinantes en el complejo proceso industrial. Durante los últimos días se han desarrollado las pruebas de afinación y la subsanación de errores del proceso de reparación intensivo que requirió la industria.
En el día de hoy se trabaja en la estabilización de los conductores de bagazo y la instalación de interruptores eléctricos. También se ha estado moliendo caña energética en la fabricación de bagazo necesario en la marcha de las calderas.
Un riguroso plan de inversiones puso a disposición del ingenio unos 25 millones y medio de pesos que significarían no solo la rehabilitación de sus áreas, también la modernización de gran parte de la maquinaria y la automatización de los procesos, en busca de los superiores rendimientos que necesita el país.
La planificación de unas 17 mil 462  toneladas de azúcar es un reto que asumen desde ya los azucareros colombianos.

Jóvenes al pizarrón



Estar frente a un aula como maestro no fue el futuro profesional que imaginó en su adolescencia. Sin embargo, las circunstancias hicieron que el rumbo académico le situara de frente al pizarrón, en las aulas de la secundaria básica de referencia nacional Fabricio Ojeda, en el municipio de Colombia. Tras seis meses en esta nueva experiencia, Videlio Victoria Fonseca cuenta cómo aprendió el oficio y ganó la sabiduría que pretende extender una vez culminada la carrera.
“La primera vez que entré a un aula me superaban los nervios. Ya había dictado los objetivos y estaba pasando al ejercicio introductorio cuando una alumna levanta la mano y me dice que tenía un error en la fecha… ¡fue catastrófico!”, recuerda todavía hoy con recelo. Pero tras un inicio convulso, el siguiente turno de clases transcurrió más seguro y cuenta “no se me volvió a escapar un error”.

lunes, 30 de enero de 2017

Cultivos del agua



Rentabilidad y competencia demostró la camaronera Santa Rosalía, en Colombia -una de las cinco existentes en el país con fines de ceba- al establecer en 2016 un récord productivo de 471 toneladas del crustáceo y lograr exportar el 78 por ciento de esa producción

De cara al Golfo de Guacanayabo -en terrenos de la antigua finca La Federal, donde sucediera el primer combate del Che en el llano- fue fundada hace 26 años una instalación “probeta” para el cultivo del camarón.
Allí, donde la desembocadura de los ríos Tana y Sevilla hacen el agua menos salobre y los suelos son estériles a la agricultura, quiso la naturaleza que estuvieran las condiciones creadas para el desarrollo del camarón blanco. Solo características geográficas muy específicas permiten que sea posible este costoso cultivo.
El 19 de diciembre de 1986, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz inauguró los primeros centros de producción de camarón en Manzanillo, Granma y en Rio Cauto. “En aquel momento, comenta Reymundo Mendoza Milanés, director de la UEB SanRos, Fidel predecía que el país podía lograr alrededor de dos mil toneladas de camarón y este año que concluyó logramos más de cinco mil”.
Sentido de pertenencia refleja un colectivo que muestra sorprendentes resultados de producción y un sistema de trabajo cohesionado. Avalan esto los cambios tecnológicos en el manejo del cultivo a partir de la constante capacitación del personal técnico, acciones constructivas y de ornato para la atención al hombre y el aumento del salario medio en unos 700 pesos.
“El crecimiento de los indicadores productivos incluye un superior peso promedio en relación al año anterior. Fue rentable la utilización del pienso -exportado por su calidad y garantía de superviviencia- que representa el 60 por ciento del costo de una tonelada de camarón. Por esta razón, los productores cuidan el manejo del alimento y emplean varias herramientas de trabajo”, definió el directivo.
“El hecho de exportar el 78 por ciento de lo producido, da muestras de la calidad del trabajo. Nos apoyamos en un sistema integrado de gestión de la calidad para manejar las instalaciones. Se redujeron los índices de consumo en los potadores energéticos y fue escasa la incidencia de hechos delictivos”, argumentó.
SEMBRAR EN EL AGUA
La rutina de un camaronicultor comienza antes del alba, con el traslado de varios kilómetros en el transporte obrero desde el municipio de Amancio y comunidades colombianas, hasta el extremo costero de 236 hectáreas donde se encuentran dispuestas dos granjas con sus 29 estanques.
Así lo narra Osvaldo Jorge Cedeño, trabajador reconocido por superar en 2016 su plan de cosecha a más de 18 toneladas, antiguo productor de caña que hace ocho años decidió incursionar en los cultivos del agua. “Empiezo desde temprano con el cálculo de los parámetros, reviso los comederos para ser más eficaz a la hora de echar el pienso. En tiempo de frío alimentamos tres veces al día y en intermedio se espantan las aves, se chapea el área y se cuida el estanque.
Con 14 años en esa labor, Agustín Pagán, actual Jefe de granja, comenta: “Esta empresa nos dio la posibilidad de superarnos, somos un colectivo unido y comprometido, el trabajo es sacrificado y sin horario, pero cuando usted llega a la casa tarde en la noche con comida que le vendieron en el trabajo, con buenos resultados y un buen salario, ¡oiga!, al otro día es su misma familia la que le dice que tiene que volver y cumplir”.
Lázaro Jiménez López, tiene 17 años de trabajo en esta área, comenzó como CVP, se superó en el manejo del cultivo y hoy es técnico de su módulo: “Una acción que nos benefició fue la construcción de las casas de sombra, acondicionadas con mobiliario para permanecer el día, reunirnos y redactar los expedientes. Ganamos experiencia, se mantuvo una secuencia de las patologías, se aplicaron herramientas más frecuentes como la atarraya para los análisis digestivos y el estudio de comederos. Este año mi plan se incrementa en siete toneladas, ¡y estoy seguro que lo vamos a cumplir!”
El HOSPITAL
La semilla o postlarba del camarón se recibe de los centros de Yaguanabo en Cienfuegos y de Manzanillo. Pasan por un período de aclimatación al nuevo medio en los estanques de precría intensiva durante diez días. Cuando están listos para el traslado, pasan a los estanques de engorde, donde permanecerán un periodo cercano a los 120 días.
La llamada “cosecha” se hace en la noche para evitar el castigo del sol y en la madrugada se traslada el producto a la industria que ya tiene señalados los destinos. El incremento del mercado interno ahora se hace evidente con fines turísticos.
“Es un renglón costoso y muy difícil de manejar, debemos lograr un hábitat adecuado, enriquecido con nutrientes, donde florezcan las algas apropiadas, eliminamos las bacterias y plantas indeseables. Un ecosistema agresivo desencadena patologías en su salud e incluso, la muerte. Ahí radica lo complicado, si luego de haber invertido en su desarrollo se mueren por un mal manejo, se va por la borda el resultado” explica el director Reymundo  Mendoza, licenciado en Deportes que jamás incursionó en ese sector para formarse en el cultivo del camarón.
En la precría se deben producir hasta seis toneladas de camarón por cada millón de postlarva llegada de los centros de desove. En todo este proceso juega un papel fundamental el laboratorio de campo.
Es en el laboratorio donde se vela celosamente por el cuidado del hábitat y la salud de los animales, entre los trabajadores se le conoce como “el hospital”, un área imprescindible para mantener el control del proceso.
Nancy Batista Benítez, es fundadora de la instalación y técnica de laboratorio: “Realizo análisis del desarrollo biológico, del agua y sus alimentos vivos, los parámetros químicos de los nutrientes presentes en el hábitat, conteo de algas, muestras de suelo y determinamos su acondicionamiento con aplicación de cal, lavado del suelo del tanque…todos estos parámetros deben estar en un rango óptimo para el cultivo. Semanalmente se revisan las muestras, a veces antes, así somos capaces de prevenir pérdidas e incrementar rendimientos”. 
 
CULTIVANDO EL FUTURO
El 2017 inició con una ambiciosa planificación de 480 toneladas. “Ya tenemos la captura del primer cuatrimestre asegurada y ´sembrada´, el camarón está desarrollándose en un ambiente muy favorable y la sobrevivencia nos debe asegurar el plan. En estos momentos estamos preparando los estanques para iniciar la siembra del segundo ciclo productivo sobre el 15 de febrero”, explica el director de la UEB.
Junto al desafío de implantar otro récord, este año se impone dar mantenimiento integral a las áreas de cultivo, recuperar diez hectáreas que se encuentran fuera de servicio y podrán aportar alrededor de 20 toneladas de camarón a la meta. Se debe incrementar unas cien toneladas de agua en la precría intensiva para ganar espacio y un ambiente más saludable.
Además, pretenden certificar su sistema integrado de gestión de la calidad y proponerse colectivo Vanguardia Nacional. Un recurso humano preparado, estable y motivado es suficiente para vencer el reto.
 

lunes, 16 de enero de 2017

Madrecitas



Dicen por ahí que no existe un manual para enseñarnos a ser madres…mi amiga lo corroboró el día que su hijo adolescente le pidió permiso por primera vez para salir a una fiesta de 15, alegando que era cerca de casa.
Cuenta ella que el día señalado para la actividad juvenil gastó todos los recursos posibles para evitar la salida, suplicó a los cielos por un buen chaparrón, subió a tope el volumen del televisor con ansias de apagar la música que provenía del cumpleaños, se inventó tareas del hogar agotadoras al extremo, una revisión de libretas, repaso de asignaturas, más tarde un videojuego divertido…hasta que pasadas las nueve, el jovenzuelo cayó rendido del cansancio, tras un día lleno de actividad madre-hijo.
Ella saboreó su victoria pero no por mucho, su pequeño ya tiene 14 y comienzan a parecerle lindas algunas niñas de la escuela. “Cuando tenga novia, ¡yo determinaré si le conviene o no la muchacha!”, dice y nadie puede persuadirla de lo contrario.  
He escuchado de sobreprotección, la he visto y ¿quien no la ha vivido un poco en casa? Pero, ¿cuánto daño puede causar irse a los extremos? Por curiosidad, quise hacer una encuesta aleatoria, no significativa, pero al menos demostrativa, acerca de los apuros de ser madre sobreprotectora de un adolescente varón y…al parecer, es cosa seria.